Drosophila Suzukii: la mosca que complica la producción de cerezas

0
99
Drosophila Suzukii: la mosca que complica la producción de cerezas
  PEC Chile - Revista del Cerezo  
  • Las últimas semanas han aumentado los casos de la plaga que llegó a la Región durante el año 2017. El SAG y la seremi de Agricultura están tomando todas las medidas necesarias para evitar que exportaciones del fruto salgan contaminadas.

En una etapa del año donde la producción de cerezas entra en etapa de cosechas para fortalecer la exportación una compleja plaga ha atacado a esta fruta que se produce en las diferentes zonas de las regiones de Biobío y Ñuble.

La Drosophila Suzukii o la mosca de las alas manchadas es una plaga agrícola que está presente, principalmente, en la zona centro-sur del país. Esta plaga, que se detectó en Chile por primera el año 2017, causa graves daños a algunas especies frutales si el proceso de producción no se hace adecuadamente.

La situación se ha vuelto un problema, porque a la fecha aún no existen medidas que permitan erradicarla o eliminarla por completo. Son de fácil dispersión y establecimiento en áreas determinadas.

Este año, el panorama se ha dificultado porque en distintas zonas de la Región se han detectado larvas de esta mosca dentro de las cerezas. “Son larvas. Hicimos su identificación taxonómica y definimos que es la Drosophila Suzukii, por lo cual, determinamos que es una plaga presente que no está bajo control del SAG porque es una plaga nacional e internacional”, comentó Eduardo Jeria seremi (s) de la región de Ñuble.

 

Control

Para controlar y manejar de manera integrada la plaga, es clave tener un rol activo desde que se detecta. De esta manera, las poblaciones de esta mosca se mantienen en niveles que permiten convivir con ella, haciendo que los daños sean mínimos.

En la Región está presente y desde el SAG han llamado a tomar medidas como la limpieza de los sitios de producción. Además, se exigen medidas como la poda de las plantas y dejarlas con aire y bien iluminadas.

Además, se llama a cosechar la fruta de manera periódica, destruir la fruta no cosechada y que caiga al suelo, tener un buen manejo del riego, evitando aposamiento de agua o charcos, y mantener el huerto o patio libre de restos vegetales y malezas, entre otros.

A nivel regional, sobre cómo se está enfrentando esta problemática, José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabío), manifestó que “tenemos confianza en las revisiones que se hacen en los centros de despacho. El SAG hace un control exhaustivo del producto, y cuando sale para embarque, va completamente revisado, por lo que, es difícil que se exporte un producto con esta larva. Hay un control previo que garantiza el trabajo serio del SAG”.

El empresario agregó que “estas dificultades han aparecido por el cambio climático, que permite que ingresen más plagas, porque la cordillera ya no tiene defensas como lo fue hasta hace algunos años. Hoy entran más plagas desde Argentina u otros países. Estamos preocupados de que nuestras medidas sanitarias se mantengan al tope. Otra razón es que los huertos no tienen un sistema de detección. Por ello, debemos doblar los esfuerzos para supervisar el producto. Creo que somos un país disciplinado en materia de exportación, lo que permite despachar un producto de buena calidad. Tenemos la experiencia para enfrentar este problema”.

La preocupación está instalada y tanto productores, como el SAG ya están trabajando en la revisión de los productos, ya que, diciembre y enero son meses importantes en materia de producción. La idea del sector es evitar el despacho de productos con esta plaga.



Equipo Prensa
Cerezos Chile