Productores del norte de Chile se suman al protocolo de control de la mosca de la fruta para proteger la campaña de cerezas

0
14
  PEC Chile - Revista del Cerezo  

En respuesta a la detección de ejemplares de mosca de la fruta (Ceratitis capitata) en la región, productores del norte de Chile han tomado medidas decisivas para proteger sus cultivos de cerezas. A principios de noviembre de 2023, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) identificó la presencia de esta plaga en la comuna de Ovalle, desencadenando una respuesta coordinada para salvaguardar la producción frutícola de la región.

El protocolo implementado por el SAG incluye una zona cuarentenada de 7,2 kilómetros que abarca las comunas de Ovalle y Punitaqui, con el objetivo de erradicar la mosca de la fruta y proteger los cultivos de cerezas. Esta medida se ha vuelto crucial para los productores, especialmente dado el impacto en los mercados de exportación, como China, donde las restricciones comerciales son más estrictas.

Jorge Astudillo, gerente de producción de Agroindustrial Valle Arriba, señaló la importancia de esta acción para mantener la competitividad en los mercados internacionales. La cuarentena impuesta ha llevado a los productores a explorar alternativas de mercado y a buscar oportunidades en regiones donde las restricciones no sean tan severas.

Astudillo subrayó la necesidad de prepararse para la próxima temporada, destacando la importancia de la concienciación comunitaria y la colaboración entre agricultores para prevenir la proliferación de la mosca de la fruta. Además, enfatizó la necesidad de adaptarse a los requisitos específicos de cada mercado, como el protocolo exigido por Corea del Sur.

A pesar de los desafíos, los productores continúan comprometidos con la producción de cerezas de calidad, reconociendo el papel fundamental que desempeña esta industria en la economía regional. Con una proyección de entre 1.000 y 1.500 toneladas de fruta temprana para la próxima temporada, los productores están decididos a mantener su posición en el mercado internacional.

En un contexto de sequía y desafíos climáticos, el cultivo de cerezas emerge como una alternativa viable y sostenible para la región, generando empleo y contribuyendo al desarrollo económico local. Los productores están comprometidos a preservar la reputación de las cerezas de Ovalle y a satisfacer las demandas de los consumidores internacionales, asegurando así un futuro próspero para la industria frutícola del norte de Chile.

Fuente: PortalFruticola.cl



Equipo Prensa
Cerezos Chile

terrenos agrícolas
PEC Chile
terrenos agrÍcolas